Historias mineras, cerros y Caleras… y un “Rincón Soñado” en Sierras Bayas.
 
 
     
     
 

Entre historias mineras, cerros, caleras y  canteras emerge la localidad de Sierras Bayas, nombre impuesto por el color de sus antiguas y erosionadas colinas; un simpático pueblo de onduladas calles que se ha organizado en barrios erigidos en derredor de las caleras instaladas a través de los años desde 1879 de la mano de Don Ambrosio Colombo y Alfonso Aust y la apertura en 1917 de una de las primeras Fábricas de Cemento en Argentina: La Compañía Argentina de Cemento Pórtland, hasta la vigente y actual explotación minera.

Es fácil entender cuando se esta allí porqué se eligió como escenario para la película “Los Chicos de La Guerra” en 1984 apenas aparecen las pintorescas casitas con techo a dos aguas que simularon ser Puerto Stanley en aquel film sobre Malvinas que tantos recordamos.

En un lugar singularmente mágico e histórico a la vez por la ubicación, justo frente a las tierras donde vivía la india Matilde Catriel, se encuentra Rincón Soñado, un establecimiento que ofrece alojamiento y Quincho para eventos en las afueras del pueblo,  luego de transitar por las calles principales Smirnoff , Julio A. Roca y San Martín en ese orden.

El acceso se descubre tras las tranqueras y la bandera argentina que flamea en la entrada en ocasión del 25 de mayo, dando paso al camino arbolado que deja ver que se ha llegado al destino.
Las Cabañas tienen todo lo necesario para disfrutar de una cómoda y placentera estadía y se han diseñado en base a la casas existentes en el predio que fuera en el pasado propiedad de Don Luis Toffoletti, bisabuelo de una de sus actuales dueñas,  Claudia Wagner quien junto a su esposo y su cuñado, Fabián y Sergio Randazzo y la esposa de éste, Nora Yungblut compraron la finca con el propósito de reciclar cada una de las construcciones para destinarlo a viajantes y turistas.  La convivencia con la industria minera de la región no es fácil dicen, muchas veces se avasalla el patrimonio cultural y natural de los pueblos por descontrol o tal vez desinterés por la preservación de la naturaleza, como ha ocurrido con las cuevas naturales únicas en el país que se han destruido hace unos años con el avance de las canteras comentan Sergio y Claudia,  pero lucharemos para que nos escuchen quienes tienen que tomar decisiones al respecto.
Con Sergio y Claudia recorremos las instalaciones en las que trabajan personalmente para hacer realidad el proyecto turístico que han encarado con esmerada dedicación, y Claudia nos cuenta que a este lugar se le llamaba “La Amarilla” en la familia, y Don Luís fue quien quiso construir las cuatro casas, una para cada hijo, y fue uno de ellos: Don Julio (Abuelo de Claudia) quien la compró a la Firma “Canteras Sierras Bayas” que era de Toffoletti.
La Cabaña El Zorzal es la más grande, con capacidad para hasta diez personas posee tres amplios dormitorios, un living con un par de sillones además de una rústica barra realizada con un guardaganado, tres taburetes de hierro y asientos de metal, una gran cocina comedor con heladera, horno microondas, y una larga y particular mesa hecha con ruedas de carro que apoyan sobre el piso artesanal de mosaicos de piedra dolomita  en presencia de un hogar de leños en un ángulo.
Todas las cabañas dan al patio colonial que data de 1920 en el que se destaca una pieza única, de forma cilíndrica y de granito pulido procedente de San Luis estima Claudia por los colores que tiene la misma y que hoy nos arrulla con la música del agua en su interior bajo la fuente que colocaron sobre ella para otorgarle la importancia que merece.
En el amplio parque se disfruta de añosos árboles,  jacarandaes, álamos, pinos, sauces, palos borrachos de gran tronco y hasta araucarias que se ha estirado hacia ambos costados a través de sus ramas que salen del tronco casi desde el suelo mismo, todo crece y florece en forma inexplicable nos comentan sospechando que es totalmente cierto lo que les han dicho quienes se dedican a estudiar el tema de la energía que hay en ese lugar.


 
Plazoleta de las vagonetas
Cantera
Entrada a Rincón Soñado
Dormitorio cabaña El Zorzal
Amplio comedor
 
 

Para el verano, esta la pileta y también en poco tiempo se dispondrá de un tanque australiano de 15 metros de diámetro emplazado en el sector más soleado y con vista al bucólico paisaje.
El Quincho para cuarenta personas sencillamente decorado cuenta con vajilla, mantelería y servicio de limpieza, además de bancos, mesas y una churrasquera y es fácil imaginar que cualquier celebración podrá ser vivida a pleno en ese maravilloso entorno.

 
     
 
 
Ingreso a las cabañas
 
Patio colonial
 
     
 

Despertar después del descanso nocturno, tiene el sabor de las mañanas que quedan en la memoria para siempre con el aroma del desayuno campestre, con tostadas y dulces caseros y una exquisita tarta de dulce de leche y coco que nos deja en silencio saboreándola, permitiéndonos oír a los pájaros que cantan en conciertos únicos.

 
     
 
 
Pileta con fuente
 
vista desde el predio
 
     
 

Los días no alcanzaron para conocer todo lo que tiene para vivir Sierras Bayas.  La piel se eriza frente a la réplica de la casa de Matilde Catriel que levantaron un grupo de Scout con las piedras originales de lo que fue su morada.
En el recorrido por las calles uno se encuentra con la Vieja Estación de Trenes donde ahora funciona el Museo Local al que pudimos entrar y visitar una muestra sobre La Historia del Rock que se ha articulado en décadas desde el 60 a la actualidad con otros Museos de la zona, a Sierras Bayas le habían asignado la década del 80.

 
     
 
 
Vista desde el Cerro Aguirre
 
Réplica de la casa de Matilde Catriel
 
 

En la Antigua Calera La Libertadora también funciona otro Museo que ha sido convocado para esta misma muestra pero dedicada a otra de las décadas, además en forma permanente hay un sector de exhibición de herramientas utilizadas en la Minería local.
La plazoleta de las Vagonetas con sus tres antiguos ejemplares cargadas con piedras de la zona sobre el primer cargadero que existió, es otro de los sitios para ver.
El Santuario de San Cayetano en la cima del Cerro Aguirre ofrece un punto panorámico desde donde se puede ver la ciudad de Azul, los colores de los diferentes sembrados y las vías del ferrocarril.
Luego la curiosidad nos conduce a la calle empinada por la que bajan cada cinco de enero los Reyes Magos, una cita obligada para cualquier familia que quiera regalarles a sus hijos o nietos la emoción de verlos venir con los regalos que ellos mismos se encargan de entregar.

Siempre por Av. San Martín, se llega a Colonia San Miguel, un poblado que nace a partir de la estación de trenes y que en sus orígenes se colonizó por alemanes del Volga que llegaron al país en 1877, razón por la cual se encuentra El Museo Municipal Miguel Stoessel Muller donde se exhiben fotografías y elementos que testimonian la historia de este paraje.
Sobre esta misma calle: San Miguel Arcángel encontramos la Iglesia centenaria que lleva el mismo nombre y en sus pocas manzanas algunas casas de adobe y piedra con arquitectura europea en los dinteles de las aberturas  recuerdan el origen de sus habitantes. Para recreación y lugar de esparcimiento existe el balneario municipal que rodea el arroyo Nievas donde en enero se realiza la Fiesta del Camping.

Cerca de las Cabañas Rincón Soñado, y antes de emprender la partida visitar La Granja Don Nazareno es para chicos y grandes una propuesta divertida y a la vez educativa,  se puede ordeñar, alimentar animales y pasear a caballo dentro del predio, participar del reconocimiento e historia de carruajes y herramientas antiguas además de una gran variedad de especies arbóreas, se pueden comprar además productos artesanales (dulces, licores y conservas saladas), y si se desea se pueden contratar cabalgatas por las sierras, canteras y caleras de hasta dos horas de duración.
Despedirse no es posible. Volver será necesario para poder presenciar el fabuloso espectáculo de la noche de Reyes el cinco enero, subir al cerro desde donde se practica parapente, visitar la escultura de José Herrero Sánchez: Un Cristo Resucitado tallado en un bloque de piedra Dolomita, entre otras cosas que quedaron pendientes para compartir.
La muda piedra y el verde campo son testigos de la maravillosa experiencia de conocer "Sierras" como le dice su gente.

Contactar a Rincón Soñado
 
Como llegar :
Se accede por ruta nacional 226 Km. 285

 

 
Museo en la vieja estación de tren
Calera La Libertadora - Museo
Iglesia San Miguel de Arcángel - Colonia San Miguel
Balneario Municipal - Colonia San Miguel
Granja Don Nazareno - Sierras Bayas
 
 
     
-
-
-
-
-